sábado, 20 de febrero de 2016

Frases y Expresiones: Ir de picos pardos


Frases y Expresiones:

I.- Te pongo mirando a Cuenca
II.- Echar un polvo
III.- Mujer de bandera
IV.- Espaguetis a la Puttanesca
V.- Irse de picos pardos
VI.- Poner los cuernos (próximamente)

____________________________________________

"Irse de picos pardos"


Entre las frases y expresiones relacionadas con la sexualidad,'irse de picos pardos' quizá sea una de las más conocidas popularmente, no sólo por su extendido uso, sino también por su arraigo en el refranero español. Y es que esta expresión ya viene recogida en la edición de 1791 del Diccionario de la Academia definiéndola como "frase con la que se da a entender que alguno, pudiendo aplicarse a cosas útiles y provechosas, se entrega a las inútiles e insustanciales, por no trabajar y por andarse a la briba".


Hoy en día, usamos esta expresión como sinónimo de irse de juerga, o pasárselo bien, aunque en ciertos contextos mantiene su sentido original, ya que también puede referirse a salir de juerga con intenciones de ligar, o en otros contextos "irse de putas".

Aunque como en la mayoría de las frases y expresiones aquí recogidas, su origen es algo ambiguo. Especialmente en el cuándo, ya que como veremos todas las versiones parten de un mismo hecho, la diferenciación social de las prostitutas como origen de esta expresión.

La procuradora, Dirck van Baburen. 
1622. Museo de Bellas Artes, Boston.

Siglos XIV-XV: Faldas de 4 picos

La primera de estas teorías atribuye el origen de esta expresión a una costumbre que había entre las mujeres de la Baja Edad Media, ya que allá por los siglo XIV y XV, las mujeres solían vestir como falda un lienzo de forma cuadrangular, por lo que las faldas acababan con cuatro picos.

Si uno de estos picos estaba recogido significaba que la mujer era soltera y por lo tanto estaba permitido que un hombre se acercase a hablar con ella. La expresión surgió a causa de que las prostitutas llevarían recogidos uno de estos picos por un cintillo de color pardo, o como símbolo de diferenciación social llevaban cosido a uno de sus picos un trozo de tela de ese color.

Goya, Capricho 16.
Dios la perdone. Y era su madre.
Siglos XVI- XVII: Cintillos

Otros autores sitúan el origen de esta expresión durante el Siglo de Oro, ya que los estudiante de vida libertina solían acabar sus juergas con meretrices. Estas prostituas eran identificadas mediante un cintillo de color pardo situado sobre la falda.

Siglo XVIII: Mantos

Aunque para conocer la teoría más extendida sobre el origen de esta expresión, hay que viajar varios a la España Ilustrada del siglo XVIII, cuando bajo el reinado de Carlos III, se quiso diferenciar a las mujeres de vida licenciosa del resto de mujeres, por lo que se las obligó a usar un signo distintivo que evitase vergonzosas equivocaciones.

Por ello, se obligó a las meretrices a identificarse mediante un jubón o mantilla en que los picos fuesen de color pardo. Además, estas ordenanzas les prohibían utilizar prendas como sombrillas, guantes o cierto tipo de vestidos.

Pareja tocando música y procuradora, Dirck van Baburen.
Rijksmuseum, Ámsterdam.

Y como conclusión... un dato (no tan) sorprendente!

Como hemos podido ver, aunque las teorías varían en el tipo de prenda o la época donde se impuso esta obligación, todas comparten una mismo trasfondo, la diferenciación social de la prostituta frente al resto de mujeres.

Esto se hace más evidente, no sólo en la obligación de vestir unas determinadas prendas de color pardo, sino especialmente en la prohibición de vestir con otros elementos sólo permitidos a mujeres de limpia honra.

Aunque para sorpresas de muchos de nuestros lectores para encontrar el origen de esta costumbre tenemos que viajar, nada más y nada menos, que .... a la Antigua Roma!

Y es que fueron los romanos quienes primero prohibieron tanto a prostitutas como a adúlteras vestir la típica stola blanca, reservada sólo para las castas matronas romanas. Estando las meretrices romanas obligadas a vestir en la vía pública una túnica corta, y de color... ¿adivinan?

Sí!! de color pardo!!



Bibliografía

Poder y prostitución en Sevilla, (siglos XIV-XX), tomo I / Francisco Vázquez García, Andrés Moreno Mengíbar/Universidad de Sevilla, 1998 (2ª edición)

[En Internet]

 http://franciscojaviertostado.com/2013/04/08/edad-media-de-oficio-prostituta/

 http://personal.us.es/alporu/histsevilla/prostitucion_publica_justificacion.htm




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada